+ Sobriedad, sinónimo de elegancia y lujo

31 Octubre 2011 - El Espectador - Por El espectador

Sobriedad, sinónimo de elegancia y lujo

Ahí esta el detalle

Las áreas abiertas que permiten la circulación fluida del aire, el aprovechamiento de la luz natural y la adecuada combinación de materiales hacen que un espacio quede bien vestido.

“Menos es más”, la consabida frase del arquitecto alemán Mies van der Rohe, se ha convertido en un esquema recurrente para algunos diseñadores y arquitectos a la hora de crear espacios elegantes y lujosos. Los profesionales en vestir techos, paredes y suelos coinciden en que la sobriedad y la pureza otorgan la posibilidad de gestar atmósferas confortables y agradables a los sentidos.

Natalia Mejía, directora de proyectos de la empresa Zume Arquitectura, y Mauricio Quintero, arquitecto para Colombia de Parque Arauco, explican que los espacios se diseñan de acuerdo con las necesidades del cliente, ya sea una marca, un hotel o un restaurante. Los dos conocedores consideran que atrás quedaron los espacios definidos y encerrados, ahora las plazas abiertas son alternativas que permiten la circulación fluida del aire, les dan prioridad a los detalles decorativos, muestran la funcionalidad de cada área y propician relaciones humanas más espontáneas.

El color es fundamental para otorgar carácter a una zona habitacional o comercial y su uso depende del clima. Si el propósito es que luzca suntuosa, es viable utilizar en muros, pisos y detalles arquitectónicos tonos crudos, neutros o recurrir a la gama de trigos, que darán una base sofisticada y funcional. De esta manera, se consigue que la tonalidad se sintonice delicadamente con la tendencia que se le desea imprimir al lugar, sin establecer competencias con elementos relevantes como el mobiliario.

En cuanto a la iluminación, es importante aprovechar la luz natural para dar vida, así como adicionar bombillos led o ahorradores en colores cálidos y difuminados. El recurso de emplear brillos proyectados que transmitan una sensación acogedora está tomando fuerza en Colombia. Actualmente existen múltiples opciones para la escogencia de luminarias de interiores. Las hay incrustadas en techos y/o paredes, proyectores, instaladas sobre las superficies y de forma pendular. En este punto es aconsejable el uso de lámparas de diseño que le aporten originalidad al espacio.

Para evitar la sobrecarga en el diseño, Mauricio Quintero recomienda definir un estilo que manifieste la personalidad de la marca o de los propietarios, seguir un mismo hilo conductor y preferiblemente escoger materiales naturales, no imitaciones que aunque lucen bien y son menos costosas, con el tiempo irán perdiendo calidad. “A veces encontramos apartamentos pequeños en los que por cada área se usan materiales distintos, es decir, en sala comedor hay madera, en las habitaciones, tapete, y losas en los baños sociales. Esto no es bueno en cuanto a diseño y mezcla de texturas”, concluye.

Por su parte, Natalia Mejía asegura que “siempre será referente de buen gusto el usar materiales como madera en los pisos, cuarzo o piedras naturales (granito o mármol) en mesones”. En cuanto a grifería, está de moda el uso de accesorios cromados o en acero niquelado.

La tecnología aplicada a la funcionalidad de los espacios y a maximizar el confort también proporciona estatus y lujo en las nuevas edificaciones. A través del “internet de las cosas”, con tabletas, controles remotos o celulares es posible automatizar la apertura de cortinas, el encendido o la intensidad de las luces; además de graduar la temperatura del ambiente o del agua; y dar órdenes de funcionamiento a televisores, lavadoras y demás electrodomésticos.

No existe una regla o un manual para hacer que su vivienda, restaurante, hotel o local tenga un aspecto lujoso, pero recuerde siempre que la sobriedad le permitirá disfrutar de un espacio sereno, atemporal y práctico.

La tecnología aplicada a la funcionalidad de los espacios y a maximizar el confort también proporciona estatus y lujo en las nuevas edificaciones.