+ Arquitectura para restaurantes en estaciones de gasolina

24 Mayo 2011 - Revista la barra Ed. 45 - Por Natalia Mejia

Conozca los parámetros arquitectónicos para establecimientos de comida que se ubican en estaciones de gasolina.

Las tiendas o locales de conveniencia son espacios pequeños, con horarios de atención mínimo de 18 horas y 365 días al año. Se ubican en estaciones de gasolina, que son paradas de rutina para las personas que se desplazan por esa vía.

Por las condiciones propias de una estaciòn de gasolina, estos locales ofrecen a los clientes, además de comida preparada en el sitio, comida para llevar a casa y productos básicos de supermercado que evita que las personas tengan que desplazarse a grandes superficies para hacer compras básicas.

Usualmente se diseñan espacios en estaciones de gasolina que son compartidos por diferentes cadenas de restaurantes, esto posibilita tener zonas comunes para unificar las áreas administrativas, de carga, descarga y zonas de atención al cliente. Para los propietarios de los locales, estos diseños mejoran sus condiciones económicas y la rentabilidad en sus negocios.

Puntualmente, en cuanto a arquitectura se refiere, estos locales deben tener un óptimo manejo del espacio porque, aunque son lugares de paso, deben brindar a los comensales un ambiente agradable y confortable para hacer sus compras y disfrutar de una comida rápida mientras le hacen el mantenimiento a sus automóviles. Lo primero que se debe hacer es una planeación detallada para el manejo del espacio con el dueño del local y, de esta forma, entender el perfil de las personas que visitarán el sitio.

Además de la necesidad actual del espacio, es importante planear el crecimiento del local con una proyección de mínimo un año. Es probable que sea un local existente al cual hay que hacerle las adecuaciones necesarias para entrar en operación con los nuevos servicios o, por el contrario, puede ser un local nuevo. En cualquiera de los dos casos, la planeación y diseño arquitectónico previo permitirá un excelente desempeño en la utilización del espacio.

La atención de los clientes en estos locales debe estar localizada en un único espacio dentro del sitio, esto se logra diseñando una circulación centralizada que indique el camino a los clientes para la adquisición de los productos y para el pago de los mismos. La señalización debe ser clara, concisa y fácil de entender con colores e iluminación básica. El local debe contar con zonas abiertas para ordenar y entregar los pedidos.

Asimismo, debe contemplar una zona que puede ser compartida con otros locales, donde los clientes ingieran los alimentos.

Dentro del diseño arquitectónico es necesario contemplar espacios para almacenamiento, una zona de aseo y un área administrativa, teniendo en cuenta que estos locales tienen espacios muy reducidos es imperiosa una buena distribución. La zona de aseo, en algunos casos, puede ubicarse dentro de los baños. El almacenamiento debe contar con las condiciones de calidad que permitan cumplir con las normas de Buenas Prácticas de Manufactura.

La zona de los baños se puede manejar independiente para mujeres y hombres, con un área de lavamanos para compartir. Si definitivamente el espacio no permite diseñar baños independientes, se debe diseñar un baño cerrado y un espacio de lavamanos en un área abierta que puede ser utilizado indistintamente por los comensales del restaurante.

En cuanto a la arquitectura e imagen exterior, el local se debe diseñar contemplando las normas de construcción para este tipo de locales. Atendiendo la normativa vigente, es estratégico que el local tenga un diseño agradable a la vista que invite a las personas a seguir. Que cuente con avisos luminosos, colores y materiales llamativos, pero acordes al tipo del local, siempre manteniendo el concepto de atraer a las personas y conservando la sobriedad del sitio.